NOSOTROS  

Luego de quedar viuda, Aída Fernández buscó en la cocina su mejor terapia. Como le gustaba cocinar y sus platos tenían buena fama, comenzó vendiendo menús a sus vecinos y amigas.
Atendía en la entrada de su casa, pero la demanda fue tanta que decidió abrir un local en el garaje.

"Vienen muchas mamás que les compran comida a sus hijos, pues saben que es sana y con sabor de hogar", explica.

El menú contempla legumbres dos veces a la semana, pescado frito, pollo arvejado, carbonada, pankutras, cazuela, charquicán de cochayuyo y otras preparaciones, además de un postre.

inicio nosotros menú galeria contacto promociones facebook mail inicio mail facebook dirección google maps teléfono fijo whatsapp mail inicio